El proyecto ganador prevé abrir una nueva calle para que convivan autos, bicicletas y peatones. También la construcción de dos nuevos pasos bajo nivel. Habrá un nuevo parque, de unos 12 mil metros cuadrados.

La zona de Pacífico, en Palermo vivirá en los próximos años una transformación aun más drástica. Seis nuevas torres, casi nueve cuadras de locales comerciales y un nuevo parque de cerca de 12 mil metros cuadrados son algunas de las novedades que incluye el proyecto ganador del concurso de ideas organizado por el Gobierno nacional para urbanizar nueve hectáreas de terrenos ferroviarios entre Juan B. Justo y Godoy Cruz.

El predio utilizado será el que limita al oeste con Niceto Vega y al este con el nuevo Polo Científico en las ex Bodegas Giol, sobre la calle Soler. A sólo dos cuadras, la empresa IRSA construye su nuevo shopping a cielo abierto.

La propuesta elegida, elaborada por los arquitectos Mario Boscoboinik Jorge Iribarne, utiliza la división que hacen las vías para definir dos áreas de usos diferentes. Del lado de Godoy Cruz se construirán casas bajas de 10 a 15 metros de altura, pero sobre Juan B. Justo habrá torres de hasta 50 metros de altura, unos 18 pisos.

“La diferencia con las torres que hay ahora en la zona, como la Mirabilia o la Quartier, es que en la planta baja tienen cercos, mientras que las que proponemos nosotros tienen locales comerciales. Lo decidimos así porque las vidrieras dan vitalidad a la ciudad, y puede haber bares o restaurantes que funcionen como lugares de encuentro”, explica Boscoboinik.

El 75% del terreno, 81.482 metros cuadrados, será destinado a espacio público, que incluirá una plaza lineal desde Soler hasta Niceto Vega, un paseo de esculturas y un centro cultural a cielo abierto. Se abrirá una nueva calle, que cruzará todo el predio, donde convivirán bicicletas, peatones y autos. Además, se proponen dos nuevos pasos bajo nivel sobre Gorriti y Costa Rica.

El concurso fue promovido por el Gobierno nacional con la idea de explotar económicamente esos terrenos –y otros en Caballito y Liniers–. Según se indica en el Decreto Nacional 1723/12, la recaudación se destinará al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, para luego “evaluar la posibilidad de su reinversión en (…) las obras de soterramiento del Ferrocarril Sarmiento”.

En total se construirían 99 mil metros cuadrados, que con un precio promedio de US$ 3.000 podrían traducirse en US$ 297 millones.

Sin embargo, los cambios necesitarán una reforma en el Código de Planeamiento, que deberán diseñar los ganadores, antes de ser implementados. Para eso se requiere la aprobación en doble lectura de la Legislatura. Si bien la urbanización fue acordada entre el Frente para la Victoria y el PRO, esta vez el trámite podría complicarse por los cuestionamientos del resto de la oposición.

Categories: Proyectos urbanos